Los efectos del alcohol en el cerebro

Promoviendo un consumo responsable, repasamos las últimas investigaciones sobre los efectos del exceso de alcohol en el cerebro.

 

En anteriores artículos hemos destacado diversas investigaciones que muestran aspectos beneficiosos de algunos componentes del vino, como en el artículo El vino tinto previene la pérdida de memoria. También analizamos el estudio desarrollado por el Texas A&M Health Science Center College of Medicine (EE.UU.) y publicado en la revista Nature, que concluye que el resveratrol ayuda a prevenir el deterioro de la memoria asociado con la edad. En esta línea, divulgamos sendas investigaciones que sugieren efectos beneficiosos en la memoria y el aprendizaje.

Así que en esta ocasión cambiaremos el registro y trataremos los efectos perjudiciales en el cerebro debidos a un consumo excesivo de alcohol.

 

Consumo de bebidas alcohólicas y moderación

En InnoWine promovemos la cultura del vino desde la calidad, la degustación, la historia, el hedonismo, el turismo, la comunicación, la innovación y la interacción social, nunca desde la cantidad. Es por ello que desde nuestras webs siempre recomendamos beber con moderación y siguiendo las pautas de las cantidades máximas recomendadas por la OMS que aconseja no superar las dos copas de vino o cerveza en hombres (entre 20 y 24 gramos de alcohol) y la mitad en mujeres.

WINEINMODERATION1 800 jpg

Así pues, en nuestra labor divulgativa queremos mostrar también las partes negativas de un consumo inapropiado de bebidas alcohólicas. En esta ocasión, no nos referimos únicamente al vino o la cerveza, ya que iremos más allá y destacaremos también la potencial peligrosidad de los destilados, ya que el consumo irresponsable de toda bebida alcohólica, puede causar efectos perjudiciales en nuestro organismo.

 

El cerebro y el consumo excesivo de alcohol

Aunque Aristóteles, allá por el 300 a.C., creía que el corazón era el centro rector de las emociones y las sensaciones, sabemos que el cerebro es el epicentro de nuestro sistema nervioso, por lo que controla nuestros movimientos, pensamientos, memorias y decisiones. Y en el contexto evolutivo, para el cerebro, el siglo I es como si fuese ayer. A pesar del desarrollo del neocortex cerebral, somos seres menos racionales y mucho más subjetivos, y por tanto manipulables, de lo que creemos.

Como es evidente, la misma bebida alcohólica, ya sea una copa de vino o un cóctel, afecta de forma diferente a cada persona. Su peso corporal, índice de músculo y grasa, estado de salud e incluso su constitución genética afectarán la cantidad de alcohol que entra en su torrente sanguíneo.

El alcohol afecta a la química cerebral al alterar los niveles de neurotransmisores, químicos que transmiten las señales que controlan los procesos de comportamiento, pensamiento y emociones.

neurona master 800x400

 

Un dato sorprendente que indica la importancia de los procesos cerebrales es que nuestro cerebro utiliza el 20% del oxígeno y sangre disponibles en el cuerpo, mientras que sólo representa el 2% del peso corporal.

Para mostrar el funcionamiento de este órgano de vital importancia, cabe mencionar que la moda estadística calcula que nuestro cerebro funciona con un 60% de eficiencia. Cada segundo se producen 100 mil reacciones químicas y se estima que durante toda la vida almacenamos 1 cuatrillón de unidades de información.

Con respecto a la ingesta alcohólica, nuestras células cerebrales reaccionan a la bebida en 6 minutos y cuando se bebe en exceso el cerebro pierde la capacidad de crear memorias. Es por ello que no se recuerdan las cosas después. 

Ya en la Grecia clásica los propios atenienses no tenían ningún complejo en practicar libremente el sexo, ya que no fueron ascéticos, sin embargo los jóvenes tenían prohibido beber, al igual que las mujeres, salvo que fueran cortesanas. El propio Dionisio (el Baco de los romanos) era un Dios terrible, símbolo de lo irracional y salvaje.

En cuanto a los efectos sobre nuestro cerebro, el exceso en el consumo de alcohol aumenta el riesgo para la demencia, accidente cerebrovascular y deterioro psicosocial. Asimismo, el abuso de alcohol es bien conocido por sus consecuencias psicosociales incluyendo un mayor riesgo de problemas legales, deterioro social y laboral. 

Un estudio publicado en la revista científica Neurología en enero de 2014 encontró que los hombres de mediana edad que beben más de 2,5 bebidas diarias son más propensos a sufrir la disminución más rápida en todas las áreas cognitivas particularmente la memoria.

Ya en casos más extremos, existen problemas que se hacen persistentes como en casos de alcoholismo con posibles daños irreversibles en el cerebro. Existen varios factores que influyen:

  • La salud general.
  • La continuidad del hábito de beber.
  • Edad, educación, genética, historia familiar, género.
  • La edad en la que se comenzó a beber.

Cabe destacar que las manifestaciones psiquiátricas del alcohol pueden ser mediada por su influencia en la función de neurotransmisores, en particular la pérdida de la función serotoninérgica. En esta línea, un estudio publicado en Alcoholismo, en 2012, encontró que las mujeres son mucho más vulnerables al desequilibrio serotoninérgico causado por consumo excesivo de alcohol que los hombres.

 

Estudio publicado en la revista Plos One

Asimismo, un reciente estudio publicado en la revista Plos One y desarrollado por un equipo de investigadores de la Universidad del País Vasco y la Universidad de Nottingham (Reino Unido) reveló qué daños estructurales a nivel molecular puede causar el exceso en nuestro cerebro.

Los investigadores analizaron los cerebros de 20 personas fallecidas a las que se les había diagnosticado abuso de alcohol o dependencia alcohólica, así como otros 20 cerebros de personas fallecidas, que no fueron alcohólicas. Tras estudiar la corteza prefrontal de todos ellos, los expertos detectaron diversas alteraciones en el citoesqueleto neuronal de los pacientes alcohólicos; concretamente, en las proteínas alfa y beta tubulina y espectrina beta II.

Tras un análisis más profundo, descubrieron que la zona del cerebro que controla las funciones ejecutivas, como el diseño de estrategias, la memoria de trabajo, la planificación o el control de la conducta, estaba alterada exclusivamente en los pacientes alcohólicos. Así, utilizando técnicas de proteómica para localizar y marcar cuáles eran las proteínas modificadas en esas neuronas, hallaron que los elementos modificados pertenecían a las familias de proteínas denominadas tubulinas y espectrinas, quienes facilitan la relación y la actividad entre los componentes de la red neuronal del cerebro.

Esta alteración en la estructura neuronal del cerebro provocada por el etanol, podría explicar los problemas de comportamiento, cognitivos y de aprendizaje, que suelen presentar la personas alcohólicas.

 

Alcohol y mecanismo de recompensa cerebral

En el contexto neurocientífico, cabe destacar que uno de los peligros asociados a la ingesta de alcohol proviene -como la mayoría de las drogas- de la activación de los circuitos de recompensa mesocorticolímbico y de la consecuente producción de la dopamina.

Nucleo accumbens jpg

Núcleo accumbens

 

En los bebedores sociales, durante la administración intravenosa de etanol se activa el circuito de recompensa, incluyendo el núcleo accumbens (grupo de neuronas del encéfalo). Esta activación contribuye a la experiencia subjetiva de placer y debilita las respuestas a los estímulos de miedo. Por el contrario, los grandes y prolongados bebedores presentan una pobre activación del núcleo accumbens con el consumo de alcohol, lo que sugiere que experimentan una respuesta reducida de placer al beber. La conclusión es evidente.

cerebro 800

 

En cuanto a los procesos de toma de decisiones, el alcohol también aumenta una respuesta del núcleo accumbens con activación para una respuesta psicológica de tomar decisión y  elecciones arriesgadas e impulsivas. Por lo tanto, el comportamiento de riesgo puede ser experimentado como más gratificante bajo la influencia de alcohol, mientras que las consecuencias son menos notables. Un ejemplo representativo es que en casinos, bingos, salas de apuestas y similares, las bebidas alcohólicas suelen tener precios moderados para fomentar este tipo de actuación.

 

Mujeres vs Hombres

Como hemos mencionado, la intoxicación por alcohol perjudica al cuerpo y puede apagar eventualmente las áreas del cerebro que controlan las funciones básicas para la vida, como la respiración, ritmo cardíaco y el control de la temperatura.

Las mujeres son más vulnerables a la intoxicación por alcohol, en parte, debido a que tienen un menor porcentaje de agua en el cuerpoLa mujer promedio sólo tiene 52 por ciento de agua, mientras que el hombre tiene 61 por ciento. Las mujeres también tienen menos deshidrogenasa, una enzima del hígado diseñada para descomponer el alcohol en el cuerpo, que los hombres.

 

El exceso de alcohol y el sexo

La frase de Shakespeare sostenía “Provoca el deseo pero… acaba con el rendimiento” es muy representativa. Beber con moderación puede ser de hecho, beneficioso en algunos casos, pero el exceso de alcohol, afecta a los “pilares del proceso”.


El consumo de alcohol en adolescentes

Dejando a un lado la neuroplasticidad, que es un concepto diferente, es importante destacar que el cerebro se desarrolla hasta los 40 años. En el caso de niños y adolescentes existe una particular preocupación social y clínica sobre los efectos del alcohol.

Un estudio sueco publicado en JAMA Medicina Interna en agosto del 2013, informó de que entre los 9 factores identificados como factores de riesgo para la demencia de aparición temprana, la intoxicación por alcohol fue la más significativa.

15 years old

 

También nos podemos hacer eco de la publicación en Archives of general Psychiatry, en 2012, que sugiere que la mayoría de los casos de abuso de alcohol y drogas comienzan en la adolescencia, por lo que en esta etapa cobra una especial relevancia la educación y la concienciación.

diversos estudios sostienen que los niños cuyas madres bebieron en exceso durante el embarazo tenían disminuido significativamente la plasticidad del cerebro en comparación con los de cuyas madres no bebieron”

 

Conclusiones

Como podemos apreciar son múltiples y variadas las razones por las que debemos controlar la ingesta de alcohol, siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El alcohol en un consumo alto y prologado puede desencadenar síntomas parecidos a una amplia gama de trastornos psiquiátricos, incluyendo alteraciones del estado de ánimo, ansiedad, psicosis, alteraciones en el dormir, problemas sexuales y trastornos amnésicos. Además, a pesar de lo que muchos creen, el alcohol es en realidad un depresor del sistema nervioso central por lo que si se bebe en exceso hay más probabilidades de desarrollar síntomas depresivos. Asimismo, beber regularmente desciende tus niveles de serotonina en el cerebro, el neurotransmisor que regula el estado de ánimo.

Es por todo ello que desde InnoWine informamos, divulgamos y promovemos la cultura del vino desde un prisma responsable y moderado en el consumo, destacando que los aspectos “epicúreos” del mundo del vino; la degustación, el turismo, la historia y la sociabilización, poco o nada tienen que ver con la mera ingesta.

Por último, ya que hablamos de este maravilloso y complejo órgano que es el cerebro, queremos destacar que reír requiere la intervención de 5 áreas del cerebro. Ahí lo dejamos, para la reflexión…

Author: Abraham Muinelo

Director IWS Consultores. Ingeniero en Industrias AA.AA especializado en enología y máster en organización Industrial (Universidad de Barcelona). Amplió su formación empresarial con estudios de ADE (USC) y con el Máster universitario en Dirección de Empresas (USC). Máster en Gestión de Sistemas de Calidad (UB). Máster en PRL (U. Barcelona). Actualmente lleva a cabo el Doctorado en Ciencias Económicas y Empresariales (UCM). Formación universitaria en biotecnología, viticultura & enología, microbiología enológica, análisis sensorial y marketing del vino. Formación WSET (Londres) y Technical level Bourdeaux Wines at École du vin (Burdeos). Cursos de management en escuelas de negocio; IE, EOI, IESE, Abanca, EF y London School of Economics. Consultor internacional. Apasionado del mundo del vino, es el creador de las webs elgourmetdigital.com, elgourmet 3.0 e Innowine.es. Articulista en análisis económico, dirección estratégica y enogastronomía en diversos medios de comunicación. Cuenta con 15 años de experiencia profesional como director de calidad, responsable de desarrollo de negocio, consultor de empresas en áreas de management, marketing y dirección estratégica. Acreditado como consultor y prensa internacional para los principales salones del mundo (Vinexpo Burdeos, Hong Kong, Nueva York, Salón de Gourmets, ProWein Düsseldorf. etc). Forma parte del claustro de profesores de varias escuelas de negocio y de tres universidades.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This
Inline
Innowine.es
Inline
Innowine.es